Después de algunos meses esperando el juego oficial de la franquicia de Harry Potter, hemos llegado a una conclusión: Hay una pequeña (muy pequeña) línea delgada en el concepto de free to play. Crear un videojuego (incluyendo la producción y los valores de licencia) tienen un costo que al final de cuentas se fuerza al jugador en forma de un sistema de energía que ralentiza el progreso del juego.

 

Historia

Hogwarts Mystery se desarrolla dentro de un periodo poco desarrollado en los libros y películas, ubicándose en la etapa inmediatamente posterior a la caída de el-que-no-debe-ser-nombrado. Cuenta con compañeros que, si en un inicio parecen personajes inventados hechos para esta historia original, luego se vuelven viejos conocidos (Bill Weasley, Nymphadora Tonks) que te animan a llegar al nivel necesario para conocerlos.

 

Jugabilidad.

¿Cuántas interacciones son posibles en un juego de tan amplia inversión?

Tomando en cuenta que se desarrolla bajo la perspectiva de un alumno que cursará de primer año hasta el séptimo, esperábamos un mayor número de interacciones que la constante tarea de presionar para completar acciones, seguir algunos sencillos trazos para replicar un movimiento o las reacciones por evento.

Si bien cada hechizo tiene su forma distintiva y cada lección de pociones involucra una nueva referencia que varios fans de la franquicia estarían encantados de jugar; al final la jugabilidad es la misma, llevada para obtener distintos fines.

El RPG, aunque básico, representa un gran avance de interacciones con diálogos, obligando al jugador a crear su propio personaje denominado por 3 principales valores: valentía, empatía y conocimiento. Cada actividad realizada dentro del juego… así sea asistir a clases o convivir con los compañeros, genera puntos de xp que se verán acumulados dentro de estas actitudes.

 

Energía.

Sin embargo, todo se ve nublado ante el limitado uso de de la barra de energía que apenas dura, en algunas ocasiones, para terminar un tercio o la mitad de una sola clase, haciendo que el determinar la duración del juego se vuelva casi imposible.

Hay pocas interacciones que te permiten recuperar energía sin entrar en las micro-transacciones: desde intentar interactuar con los escenarios, con el poltergeist o los fantasmas hasta descubrir a un pequeño elfo doméstico en el pasillo, lo cual logra recuperar apenas 1 punto de energía.

Dentro de la tienda de Google Play nos especifica que se pueden hacer compras de $18.00 hasta $1,899.00 por elemento y, aunque nos parezca bastante increíble, al momento de entrar al terreno de las micro-transacciones todo cobra bastante sentido.

 

 

Mientras que las gemas nos sirven para obtener un poco de energía, las monedas nos dan acceso a eventos de duelo, amistad y vestuario, que al momento del juego preferimos muchas veces darle desarrollo al personaje que enfocarnos en la recolección mínima de monedas para obtenerlos.

 

Aquellos que añoramos con nostalgia los años de misterio y magia que envolvían la lectura de los libros seguiremos jugando, pero la progresión de la historia seguirá yendo tan lenta como lo puede ser un free-to-play.

Una respuesta

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *